Irea
Escritura en el SO de la Península Ibérica

Falta de distinción sorda/sonora

El sistema es defectuoso por el número elevado de signos para representar los sonidos, que sin embargo, no abarcan la distinción sorda/sonora (básica en la lengua). Es un sistema mezcla entre silabario y alfabeto por ello se usa el nombre de "semisilabario".

Falta de abstracción

No puede haber muta cum liquida /bra, bre, ...bla, ..., tra, tro, ... kro ../ para representarlas, o se omite: bra > ba, o bien se representa a continuación bra > bar. Por ejemplo, en la inscripción J.1.2 tenemos un tírtós que debe corresponder al nombre Tritos (el escriba tomó /tri/ como /tir/ para poder escribir). Esta falta de abstracción limita la escritura.

Otra limitación es la falta de duplicación (o geminación) de oclusiva (-tt-, -cc,-pp-), factor que hereda del fenicio, a no ser que se repita signos con mismo signo silábico (situación de la que el indígena parece huir). La falta de abstracción se puede ver por ejemplo en dos ejemplos:

Comprenderá la importancia de la abstracción si deja de usarla las palabras castellanas "apto","actitud" y "tren" se escriben en SO /apoto/, /akititutu/ y /teren/ respectivamente.

Nosotros abstraemos el valor de las consonantes apxtxo, sin embargo un nativo del siglo IX-VIII a.C. no es capaz de eliminar el timbre vocálico y tendría que escribir apoto, akit itutu y teren. Escribir apoto en vez de a·p·t·o es antieconómico. Estará de acuerdo, en que, la práctica del SO de representar el timbre correspondiente, no mejora mucho el sistema: apootoo.

Separadores

En las escritura Meridional y del SO es frecuente sino general, la falta de separadores en la escritura. A veces aparece, puntualmente, como una barra (adaptación del fenicio) si bien es escasa y demuestra que estamos ante una lengua que en principio no resulta difícil de leer sin estos, como sucede en las lenguas IE (durante siglos se ha escrito latín y griego sin separadores). Esta falta de separación, que en principio constituye una dificultad, se torna a nuestro favor ya que nos puede indicar que se trata de una lengua IE (¡lengua que se puede descifrar!). Es cierto que el fenicio a veces no tiene separador, no obstante la falta de separador del fenicio de forma generalizada es tardía y no habitual para la época en que se escribieron las inscripciones del Sur peninsular. Los separadores, debieron conocerse, si bien no hicieron uso generalizado de él.

La escritura levantina, con lenguas iberas, usa separadores parciales: separa a veces palabras simples o nombres personales, y otras, compuestos que pueden llegar, si un día se demuestra, a oraciones. En este respecto, el Levantino se mantiene fiel a la separación fenicia que divide a veces palabra y otras veces compuestos: preposición+artículo+nombre; prefijos+verbo+sufijos, podría denotar, con esto, una tipología de lengua claramente distinta de la que se recogen en las inscripciones que tratamos.

Carácter conservador del sistema

El sistema es conservador en sumo grado, ya en signos ya en el funcionamiento del sistema. Las grandes diferencias gráficas del Levantino respecto al Meridional son debidas a una regularización intencionada del sistema Meridional, no obstante a partir de entonces permanece relativamente estable. Esta estabilidad puede indicar la conservación de modos de escritura pero también el poco uso de la escritura. Las innovaciones del SO aunque muy vistosas son meras ayudas y fortalecen aún más la estructura común de funcionamiento de los sistema paleohispánicos. De hecho esperaríamos poder tener un cuadro evolutivo de los signos según se van sucediendo los siglos pero esto no es posible (ya no tanto por la escasez de testimonio sino por el carácter conservador de la escritura paleohispánica). Así que, ¿cómo diferenciar una inscripción del siglo VIII a.C. a otra del V a.C.?.

Limitaciones de expansión y la lengua que portan

Las limitaciones de la escritura vienen, como no podía ser menos, impuestas por la misma tendencia social y en particular económica. En el Sur hispano la lengua fenicia no perdió su carácter de lengua internacional o lengua franca utilizada en el comercio y las relaciones inter comunitas hasta que el proceso de romanización estuvo avanzado, entonces se desplaza al fenicio en pos del latín en las estructuras indígenas. El sistema indígena sólo se propagará en su ámbito autóctono de intercambios.

Sin embargo en el Levante hispano, el ibero es una lengua móvil y poderosa que se impone como lengua internacional en amplias zonas, por tanto los caracteres iberos (Levantinos) conocen la expansión al son de la cultura ibera.

En el Sur peninsular existían lenguas que hacían primar el vocalismo por lo que disponen de un sistema elaborado de vocales. A la llegada de los comerciantes fenicios IX-VIII a.C. el territorio debía estar diversificado en diferentes variedades que podrían ser IE, posteriormente la entrada semita (para unos estudiosos abundante y para otros menos) supuso la implantación paulatina de la lengua semítica en muchas ciudades. Sin embargo las lenguas indígenas deben seguir vigentes en muchas zonas, incluso ¿porqué no? en el propio territorio denominado "libiofenicio".

¿Qué usos tiene?

Como hemos matizado anteriormente, la escritura originaria (o sus variantes) es un bien de prestigio y podría estar asociada a uso suntuoso, como expresión de un rango social emergente. Personas que se ven inmersas en un proceso de jerarquización, donde se podría incluso distinguir a estas personas dentro de la comunidad, aquella persona que sabe letras de la que no (pese a que esta distinción es sólo elitista), posteriormente la distinción se aplica a otras comunidades “mi pueblo tiene escritura y el suyo”. No hay función comercial en esta escritura sino mero alarde personal. En este punto, hay que tener presente que las comunidades occidentales tienen una enorme dependencia económica de las comunidades semíticas, que tienden a usar su propio sistema, por tanto el sistema nativo es relegado a funciones sociales y no a funciones político-económicas. El uso de esta escritura paleohispánico, es pues, personal (sirve para establecer el propietario de algo y la mayoría de las veces como dedicatoria).

El estigma, de esta falta de impulso indígena, para imponer sus maneras se encuentra en el mismo corazón del período de formación del Orientalizante, donde una vez que la sociedad se jerarquizaba, la nobleza naciente no quería cambios en el control de poder y esto supuso mantener el comercio basado en los intercambios con comunidades bien semitas bien griegas y seguir las pautas marcadas impuestas por estas comunidades. Esto cohibió el crecimiento autónomo de la economía del Sur y sin duda es el causante de ese “estancamiento” perceptible en los homogéneos restos arqueológicos, en siglos venideros.

En el SE y Levante la jerarquización vino acompañada de una mayor autonomía respecto a los comerciantes extranjeros, su mayor exponente es la cultura ibera que expande su modo de comportamiento en toda la franja Este de la península y hasta el Sur de Francia. Junto a esta economía expansiva, claro está, iba la escritura levantina que conoce un desarrollo espectacular igual que otros aspecto de las artes. En estas comunidades la escritura existe porque tiene funciones tanto personales como económicas y es aquí donde la escritura levantina tiene su motor de expansión.

Distintos sistemas paleohispánicos

Como ha podido leer, hablamos de sistemas paleohispánicos y no de un sistema paleohispánico. Así es, no hay un sistema único sino que hasta ahora hemos podido detectar (a grosso modo) en la península tres sistemas diferentes de escrituras que tienen un origen común: SO, Meridional y Levantino.

Estos nombres aún defectivos nos permiten comunicarnos y saber a qué modelos nos estamos refiriendo a la hora de leer un texto.

¿Cuál de ellos es el sistema común?

Ninguno de ellos es el primigenio, el original, en cuanto que son posteriores en el tiempo. El más conservador sino similar es el Meridional sin embargo sus primeras inscripciones datadas se fechan en el siglo IV a.C. y para entonces ya existen variantes del mismo. Las inscripciones más antiguas parecen ser las del SO (VII-V a.C.) y presentan innovaciones respecto al supuesto modelo original. El Levantino parece ser una nueva adaptación a partir del Meridional con gran influencia griega, el celtíbero del Levantino.

¿Cuál es la causa de los cambios?

Como objeto de prestigio el sistema original (muy cercano al Meridional) fue pasando de una comunidad a otra con una única función suntuosa, sin un claro carácter mercantil que hubiera obligado a limar diferencias y establecer un canon. Las modificaciones se fueron efectuando debido a gustos particulares o de grupo o bien por necesidades materiales (cambios en el soporte de escritura: madera, cuero, papiro, piedra, metal, ...) y estas modificaciones pueden o no ser aceptadas por otras comunidades. Cuando la variación eran aceptadas por otra comunidad se expandía provocando la aparición de nuevos modelos que con el tiempo puedían crear sistemas diferentes.

Es importante volver a recalcar que la falta de unanimidad cultural explican las diferencias en los sistemas así como el uso durante tiempo de un material de escritura, que obliga a cambiar el trazado de la escritura, con el tiempo este trazado se mantiene pese a que se pueda escribir correctamente la forma originaria. Así la /o/ escrita en madera es más fácil de representar en madera en forma cuadrada, si se escribiera durante años en este material y volviéramos al papel nuestro primera intención es escribir la /o/ cuadrada ya que es la forma que hemos usado. El material usado en una comunidad de forma rutinaria puede influir de forma rotunda en la evolución de los sistemas. Pese a todo esto es bueno reiterar que los sistemas paleohispánicos son conservadores


(atrás)

(Página Principal)
left
(adelante)