ETRUSCO INDOEUROPEA

Hay elementos en el etrusco que nos podría dar semejanzas con una lengua indoeuropea (1), elementos que por otra parte no son pocos. Sin embargo hay que tener mucha preocupación en términos que nos recuerdan a una adquisición tardía del etrusco, griegos, o de otras lenguas IE de Italia (lenguas itálicas: itálico, sabino, ... o no itálicas: como el celta).

GÉNERO

El etrusco no presenta distinción de género (masculina/femenina/neutro) aunque sí podría tener ciertos elementos diferenciadores entre humanos/inhumanos o bien animados/inanimados (2). Desde la mirada indoeuropea hay como sabemos dos posibles justificaciones. O bien ha desaparecida la distinción como le ocurrió al inglés (lengua germánica) o bien, no exitió en origen como ocurre en las lenguas anatolias, donde la diferenciación no se había gestado.

No hubo en origen género
Lenguas Anatolias
Los textos conservados son muy antiguos, la distinción no parece haber existido, en la lengua germánica de la época aún existía distinción.
Hubo en origen distinción de género
Lenguas germánicas
El etrusco presenta un fuerte acento en posición inicial en detrimento de sílabas interiores y finales

NÚMERO

El número parece desarrollarse mediante un infijo que no concuerda con lo esperado en las lenguas IE, el único parecido sería que tuviese un lejano origen colectivo, por lo que hoy en día constituye una de las partes más inseguras de la indoeuropeidad del etrusco. Si obsevamos, vemos como la partícula -ar- denota plural (también -er-, -ur-).

  SG. PL.
Nom.-Acus. clan-Ø clen-ar-Ø
Gen. clen-s clinii-ar-es
dativo clen-si clen-ar-si
  'hijo' 'hijos'

El armenio también presenta también un colectivo (recordamos que el armenio es de las lenguas indoeuropeas que más influencias pudo haber recogido de las lenguas anatolias en su etapa arcaica).

En anatolio no son muy empleados o no lo son en absoluto, elementos que forman parte esencial dela derivación del IE III (-yo, -iko, -tiko, -tu, -ti, -es, ...etc), sin embargo, frente a ésto, tiene formaciones abundantes a partir de *-sor, *-mor, *tor, *-wor que originan abstractos y COLECTIVOS (huitar 'los animales'). Concretamente *-sor o bien *-wor serían los responsable del pluralizante etrusco, bien mediante caída de *-s- o bien mediante evolución de *-wo-.

SUFIJOS CASUALES

  Etrusco Anatolio hitita pal. luv.cun. luv. jer. licio milio lidio
Nominativo *-s -s -s -s -s -Ø,-z -Ø, -z -s
Acusativo -Ø (antiguo -n) *-n -n -n -n -n -n -n -n
Genitivo -s/-l *-as -as -as adjetivales
(-assi-)
adjetivales
(-assi-)
adjetivales
nombres propios
adjetivales -ali
Dativo -si / -ale / -althi *-i -(a)i, -ya -(a)i -i, -ya, -a -i, -iya, -a -i, -iya, -a -i
Locativo -ethi
Ablativo -(e)s/-al(a)s *-az, *-(i)t -az, -(i)t -at? -ati -ati, -ari -edi, -adi -edi, -adi -ad
Nom. plur. -r-Ø *-es -es, -us, -as -es -nzi -nzi -i -iz -is?
Acus. plur. -r-Ø *-ns -us -anza? -nz -nzi -s -z -as
Gen. plur. -r-as *-an, *-as -an, -as ?     -ê, -â (*-an)   -an
Dat. plur. -r-asi   -as -as -as -nz -e -z  
Locativo -r-thi  
Ablat. plur. ¿-r-es?   (-az)            
Locativo -r-thi                

 

El aspecto casual del etrusco en caso de que fuere IE necesita de muchas explicaciones. La nota más importante es la falta de acusativo claro en el nombre, que sin embargo se conserva en el demostrativo y en el pronombre personal, con -n. Podriamos entender que este ha caído como ucrre en muchas lenguas indoeuropeas actuales.

El uso del genitivo se ha extendido a otros casos oblicuos, tendencia ya observable en las lenguas anatolias. El etrusco concretamente crea un nuevo ablativo a partir de la unión de dos genitivos (-ss, -ls). Crea un nuevo dativo a partir de Gn + antiguo Dativo-Loc (-ss, -le). Y el Locativo se intensifica mediante el antiguo ablativo (-e + thi).

La desinencia de Nominativo-Acusativo -Ø es abundante en anatolio, sobre todo en hetita, ya que los temas en -l, -n, -r, -s, son inanimados por naturaleza, resignando a la forma sigmática al tema *e/o, *-a, *-i, *-u, *-t, *-nt. Además existen bastante sufijación en -l, -r lo que puede provocar el aumento de temas inanimados. Sin embargo, no podemos tomar la falta de -s en el nominativo etrusco como un aumento de tales temas inanimados ya que, como sabemos, en las lenguas anatolias posteriores (por lo menos occidentales) la tendencia es ir disminuyendo el número de casos inanimados mediante tema puro + s . het. keššar (N-Ac. Inan.) = keššaraš (N. anim.). El etrusco, por tanto no debía de tener casi todos los temas inanimados, si fuere lengua similar a una anatólica. Otra explicación es que ayudado por las formas inanimadas aún supervivientes, el etrusco rompiese la antigua ambigüedad de un nonimativo en -š y un genitivo en -š que se hacía difícil diferenciar. De hecho ya presenta a veces formas en -al. Así tendría un nominativo en -Ø y un genitivo en -š desambiguado. Hay una pega imporante a ésto, y es que como dijimos la tendencia anatolia es ir reduciendo el caso de inanimados e ir aumentando el de animados, y que la la presencia de inanimados como nominativos no los suficientemente habitual para que pueda provocar cambios en los casos. Una última hipótesis sería la caída de -s por procesos fonéticos, concretamente por el fuerte acento intensivo en inicial de palabra que causa debilitamiento posterior. Sin embargo en el genitivo, el acento debía estar situado más adentro sino en situación final lo que hubira permitido su conservación, posteriormente el acento de éstos también se fue desplazando a posición inicial. Esto explicaría también la caída de -n en el acusativo, cuestión bastante frecuente en las lenguas IE III.

Antes de abandonar los casos de la flexión, hay que mencionar que le anatolio tiene huellas de una indistinción entre los casos del singular y el plural, o mejor dicho del caso frente al número, cuestión que sería la pauta general en etrusco.

La alternancia vocálica en el tema es observable en etrusco al igual que en las lenguas anatolias, frente al IE III que presenta mayor arcaismo.

DEMOSTRATIVOS Y SISTEMAS DEÍCTICOS

 

El demostrativo más usado en etrusco es (e)c(a) que recuerda con bastante facilidad al tema *ke del IE y que sería con sentido de cercanía. Al mismo tiempo aparece (e)ta (IE *to) y quizás ep- (IE *obho) e in (IE *eno). La existencia de un tema *to es muy complejo desde el lado anatólico pero muy frecuente desde el lado IE III, de hecho *to aparece como susituyente de *ke en las lenguas sobreviviendo sólo en osco-umbro (casualmente cercanos al etrusco) y latin ecce. El anatolio presenta en la deixis B un tema proveniente de *obho/ *obhi que no se presenta en etrusco a no ser que queramos encontrarlo en los terminos ipa / epa que parecen representar otros elementos.

Etrusco
Hetita
(y anatolio)
IE III
*ke (e)c(a), (i)c(a) kaš ecce (latín)
eks (umbro)
*to (i)ta, (e)ta   es-tu (umbro)
*obho ipa, epa, ebi apaš  
*eno en, an ¿? uni, eni  
Aunque podríamos pensar en un sistema deíctico de tres elementos: este, ese y aquel.
Este
Ese
Aquel
Etrusco
(e)c(a)
(e)t(a)
(e)n(a)
Lo cierto es que parece más aconsejable un sistema más sencillo de deíxis cercano al anatolio con uso indiferente de (e)c(a) o bien de (e)t(a) con innovación al estilo de las lenguas IE III que no terminó de fraguar por extinción de la lengua etrusca pero alejado en este punto al anatolio.
Este
Ese
Aquel
Etrusco
(e)c(a)
(e)t(a)
(e)n(a)
El sistema demostrativo quedaría así:
'este'
'aquel'
Nom.
eca, ica, ca
ep(-), en(-)
Acus. ecn, cn, can
Loc. calti, clthi, celthi
Alternativa
Nom.
ita, eta, ta
Acus. etan, tn
Loc.  

Fíjese en el uso de -n para el acusativo, sufijación perdida en los nombres y conservada en el demostrativo, posiblemente por se elementos pequeños que no se veían afectados por el acento.

NÚMEROS

No tengo claro la atribución de los números etruscos, una serie de dados de juegos representan en sus caras los números grabados, por lo que conocemos la pronunciación entre el uno y el 6, ahora bien, la atribución numérica no me convence, o debía ser otra para ajustarla a la filología IE. Los términos que aparecen son los siguientes: thu, zal, ci, max, sa y huth, pero qué orden damos a esta sucesión. Según la teoría de sumas que dan 7,

    sa  
zal huth max thu
    ci  

Según esta teoría el orden sería éste:

    4  
2 6 5 1
    3  

dando thu=1, zal=2, ci=3, sa=4, max=5 y huth=6 bajo estas perspectivas, los números no concuerdan con el indoeuropeo salvo en casos aislados.

Sin embargo, siguiendo la teoría de los opuestos, cabe la posibilidad de que:

6
6
6
6
3
5
4
2
2
4
5
3
3
4
3
2
4

5

1
1
1
1

 

  Anatolio IE (más frecuentes)          
1 eka- oinos, oikos ci        
2 dwi- dw- thu        
3 ter- tre- zal        
4 me(y)-/maw- kweter- max        
5 kam-to penkwe hut        
6

 

 

seks- sa        

 

 

 

 

 

    sa            
zal huth max thu          
    ci            
                 
                 
                 
                 
                 
                 

 

 

Los números presentan todavía algunas dificultades de asignación. Sin no son fruto de contagio el etrusco presentaría numerosos elementos IE:

   
IE III
Anatolio
 
 
thu
 
 
zal
*dwal- > **zwal-
da- (hetita)
 
 
ci
 
 
huth
*kwet- > *kwet-> *k'wt-> *hwt-
 
 
max
*penkwe > **pankw- >** bak- > **mak-
 
 
sa
*seks > **saks > sas
 
 
semph
*septm- >
 
 
cezph
 
 
numph
 
 
sar / **al-
NO
NO
 

 

 

 

 

 

 

ADJETIVOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(1) A partir de ahora indoeuropeo = IE. Será IE II (lenguas anatolias derivadas de un estado IE II) y IE III las conocidas históricamente, rama sesgada del IE.

(2) El femenino en los nombres personales es tardío y por influencia latina.