Escritura Neopúnica Degenerada o Tardía
siglo II a.C. hasta el siglo I d.C.

(José Luís González)

En pocos años (desde la 2ª mitad del siglo II a.C y sobre todo a partir del siglo I a.C.) las formas neopúnicas ya expontáneas de por sí, se modifican en exceso (la lengua que los acoge también los hace promovida por el latín). Estamos ante un "neopúnico degenerado" que resulta difícil de interpretar por ambiguo de sus signos. Los particularismos de cada comunidades indígena son evidentes y se interpretan como exponentes de una cultura que se desvanece y aún así persisten nexos de unión entre ellas. Se potencia la creación de vocales y el Estado Romano penetra con nuevos soportes de escritura y modos de preparar el cálamo, lo que justificaría el cambio en la ortografía y posiblemente en la aceptación de algunos signos latinos, concretamente C e I. Como sabemos, la lengua fenicia entra en un período de decadencia, ahora que estaba alcanzando un estado de semivocalización.

Parece más antigua la escritura realizada con cálamo fino en cuanto se asemeja más a su progrenitora, la escritura neopúnica, aunque no llega a un estado tan desarrollado del cálamo plano como su pariente, la escritura hebrea. La diversidad de los sistemas degenerados parecen indicar que existieron ya en esta época "islas" diferenciados de grafismos debido a la incomunicación de zonas, así como la pérdida de un control administrativo púnico. En general, la lectura de la escritura neopúnica degenerada, no resulta fácil. Durante tiempo se le vino a denominar 'libiofenicia' aunque este nombre se viene perdiendo a favor de "degenerada" o "aberrante" aunque tal vez sea mejor decir "neopúnico tardío"

No contamos con una alfabeto completo que podamos asegurar su lectura, acaso una decena de signos, con sus variantes locales. La complejidad de las lectura en neopúnico degenerado o tardío se encuentra también en su signficado. Así pues, José A. Sáez Bolaño y José M. Blanco Villero traducen las lecturas b'l como Baal sobre todo por la aparición de abundantes elementos o signos religiosos (estrellas, toro, crecientes) que como se sabe, están relacionados extrechamente con la deidad.).

El formulario es el siguiente:

b'l significa muchas cosas, desde 'señor, propietario, habitante, ciudadano y por extensión de Señor = Baal; pero me pregunto si b(`)l designa al Dios Baal o bien al gobernador romano que autoriza la emisión de numeral indígena. Exactamete b'l es un nombre usado con frecuencia en la antigüedad como signo de respeto, así a Jesús de Nazaret, lo apóstoles se dirigían a él (en arameo) como Baal-y 'mi Señor'. b'b'l es además muy parecido a b'br 'por la gracia de' y puede ser entendido como 'por la voluntad/con el beneplácito de Baal/del señor (gobernador).

La ceca más fácil de leer es Asido, las demás presentan alguna complejidad que otra. Sobre todo viene esta incertidumbre de la coexistencia en la misma inscripción de dos tipos de /b/: una para inicial y otra para interior de palabra. Este conflicto puede justificarse por la natural tendencia en un sistema lineal a diferenciar el grafo según posición inicial, interior o final (llevada al límite por el árabe) pero existentes en otros sistemas como el hebreo (e incluso en lenguas no semíticas como el griego con /s/) si bien, también podríamos ver en ellos la existencia de la /p/. Así, encontramos p'l 'hacer' tanto en Gades como en Sexi aunque con flexión mp'l y p'lt, no como aquí un p'l que indicaría 'él hizo, ellos hicieron' fortalecido a su vez por la pronunciación del verbo en esta época tan avanzada [*pa'ala > fa'ôl] que podría ser representado tanto como baal como paal en las monedas de ahí las dudas, ¿pero qué sentido tendría? ¿'sdn b-p'l < *'sdn b(n)-p'l "Asido del hacedor'? El resultado sería tan complejo que tenemos que mirar a la teoría inicial b'l = Baal, pese a la existencia de un FALT AID L APO con este verbo "falt" equivalente a la adaptación hispanovisigoda del árabe en las monedas como "felitus" 'acuñada, golpeada'. /nota el fenicio no tiende a representar las consonantes reduplicadas/.

Descargue para el Púnico Degenerado o Tardío la siguiente fuente: Neopúnico Tardio V. 2.0

Me gustaría recordar la dificultad de valorar el sistema de escritura neopúnico degenerado usando monedas donde el labrador posiblemente no sabía leer, sino es que los signos han quedado grabamente modificados por el material con el que se trabaja o bien la vida física de la pieza una vez salida del taller hasta nuestros días.

º b g d h w z h' t' y k l m n s ' p s' q r š t
                    ¿ ?                      
    ¿ ?      

 

Asido (Medina Sidonia, 2ªmitad del II a.C.).s

La caligrafía de la zona distinguía a /l/ de /n/ porque /n/ tenía bástago, pero que hubiese provocado el error en otras comunidades cercanas ya que la /n/ de Asido es igual a la /l/ de otros pueblos cercanos.


'

   

   

    'sdn b(')l
'sdn b(')l 'sdn b(')l

'sdn b'b'l

    Asidon del Señor Asidon del Señor Asidon del Señor

Asidon con el favor del Señor

La lecturas de los tres primeros signos no plantean dudas, lo hacemos como /'sd/, el cuarto signo /n/ nos ofrece la forma de la nasal asidonense, el quinto sería más una /p/ que una /b/ pero tomamos este valor para forzar la lectura b'l /Baal/, tenemos así varios formatos para /b/ en concreto tres formas no coincidentes en las inscripciones: por eso insistía tanto en la posibilidad de que una de ellas representase una /p/.

Asido desde la mirada del IE procede de *ad-sêdo- 'asentada', el sonido /ds/ es conocido en la zona con nombres como Adsi (provincia de Sevilla) y también con otros con africadas como Aditsa (misma provincia); la -n final se explicar por estar ante un Nominativo Acusativo Singular Neutro -on céltico que en algunos casos se presenta con caída de nasal.

Desde el fenicio la final tanto el nombre se asemeja a una de las ciudades más importante en el mundo púnico: sdn (Sidón), asimismo presentaria -n final como producto de un sufijo *-ân > -ôn para crear sustantivos.

Ibduki (Iptuci, Cabeza de Hortales, Prado del Rey, Cádiz, fines del II a.C. y siglo I a.C.)

Existen varias lecturas pero coincidentes, la mayor salvedad es un signo que recuerda a /y/ en el primer tipo que recuerda a /w/, otro claro error entre /u/ e /i/ que se observa tanto en fenicio com en la escritura indígena hispana.


 
   
 
 
Otra posible lectura
 
ybdwkhy ybdwkhy ybdwºky

Como se sabe, el nombre probablemente proceda del IE *tuk-î (nom. singular. femenino). Bien de Ippon 'promontorio, torre, ...' con síncopa vocálica postónica y posterior sonorización (*íppituki > ípptuki > ibtuki > ibduki ) o bien, también del IE *ub- 'agua' (*ub*tuki > üb*tuki > ibtuki > ibduki). Según la inscripción monetal el signo I hay que interpretarlo como /y/ y el quinto signo como /k/ siendo una variante latina de C o luna decreciente. El final -y es típico de las ciudades del Sur y señala una declinación nominativo singular femenina en -î larga, evolución semejante a la 5ª declinación latina en -ê pero convertida en la mal llamada 1ª declinación por analogía (todo esto en lengua céltica).

Desde la mirada púnica, presenta -y producto de un sufijo bien conocido para crear gentilicios, en concreto *-iy > -î (sidonî 'sidonita'). Sigo apostando, sin embargo, por el nombre indígena.

El signo , con su variante en Iptuci me confunde en el sentido que tienden a ocupar posición de la velar /k/, así en Laskuta y Veski, sin embargo, y mientras no haya nada que lo demuestre seguiré leyendolos como /h/ y su variante (en origen /h'/)

Baelon (Baelo Claudia, Bolonia, Cádiz, siglo II a.C.)

Baelo presenta dos primeras lecturas b'y'l'kwn (admitiendo la evolución o adaptación respecto al latín de C = /k/ e I = /y/) al estilo de Iptuci, o bien, b'l'n'kwn, la segunda lectura parece pues más improbable por la existencia de una /n/ (semejante a la de Asido) esto implicaría que el quinto y noveno signo fueran completamente iguales, cosa que por lo que puedo apreciar en las monedas no se cumple. Aceptada la primera lectura b'y'l'-'kwn., la raíz kwn recuerda al verbo fenicio de misma raíz que significa 'ser, establecer'.




b'y'l'kwn 'Baelo establece'
Baelokun 'de los Baleocos' (gen. pl.)



b'y'l'kwn 'Baelo establece'
Baelokun 'de los Baleocos'

 

Baelo presenta raíz IE de *bai- < *gWhêi- 'blanco'' en este caso con alargamiento en -l- y es bastante habitual, sobre todo en la zona de Cádiz, con nombres como Baesippo y Baetis.

Nota: Este kwn se podría relacionar asímismo con el presunto p'lt de FALT AID. L APO. 'acuñado por el edil Lucio Apolonio'. También podemos encontrar el juego indoeuropeo *bael-ok-un en genitivo plural, es decir una lengua ¿céltica? que usa como soporta escritura fenicia.

Lascuta (montaña de Gibalbín?, cerca de Jérez, Cádiz, mediados del II a.C.)

Esta comunidad, también con nombre IE Las-k-ut- no fenicio aunque emitió con caracteres y lengua neopúnica. El lugar se suele situar en el Sur de la provincia de Cádiz, cerca de Alcala de los Gazules, por el hallazgo del más que famoso bronce lascutano (habla de una torre lascutana sierva de Asta). Sin embargo la población debía situarse en el Norte de la provincia, pero no muy alejado de Asta (Mesas de Asta, Cádiz), quizá en la montaña de Gibalbín.

 
l'shkyt Laskuta
  l'shkyt Laskuta
  Otra posible lectura     l'skºt Laskuta

Emite con una misma leyenda pero con carácter retrógrado y a veces deficiente. Como digo nos encontramos con la incertidumbre del signo que leo como /h/ cuando por posición podría ser una /k/, si fuese así, habría que leer l'skºt interpretando el quinto y sexto signo como uno sólo, en este caso aleph. Vuelvo a incistir en que prefiero la lectura l'shkyt.

Me gustaría llamar la atención en la forma del último signo, ya que como se ve en los dibujos tiene el bástago o apéndice en la parte inferior (n/l) o bien en la superior pero mirando a izquierda /r/ además con gran fluctuación, todo es debido a la mala interpretación del signo /t/ que tiene apéndice en la parte superior y mira hacia la derecha. La final -t como sabemos es femenizante en lengua fenicia y se usa en sustantivos abstractos*-ît > -ût.

Oba (Jimena de la Frontera, Cádiz, fines del II a.C. y siglo I a.C.).

De principio decir que la grafía usada para el final /l/ es la habitual para /n/ en otras cecas. La lesctura es compleja en el nombre de la ciudad. El primer signo se pude entender como /n/ (tiene forma de como uan de las dos formas de la nasal en arameo del 100 a.C.), /w/, /l/ (parece que se anula por aparecer esta consonante en final) y /b/: bw'b'l como b-(o)wa-Baal 'por Oba del Señor'. Podemos estar, sin embargo, ante una ceca con modos conservadores, así el primer signo ser /y/ sin adaptación de la I latina, y el segundo waw; o bien el primero waw y el segundo una forma de aleph.

b-w'-b'l yw'-b'l wº'-b'l

    bw'-b'l por Oba del Señor
    bw'b'l por Oba del Señor
        yw'b'l Uba (del) Señor
        wº'b'l (o)wa del Señor

Hoy en día se tiende a la última lectura, wº'-b'l sin embargo prefiero otras antes que ésta. La ciudad tiene, como sabemos, nombre IE no fenicio y hay que relacionarlo con "agua" referente a algún arroyo cercano que dió nombre al establecimento humano. En este respecto la lectura más cercana es yw'-b'l ya que Oba es nombre latino de Uba. Como sabemos el indígena tiende a confundir esta /ü/ con /i/ como ocurre en Obulco, nombre latinizado de Ubul(i)co/Ubul(i)ca de ahí la confusión de /ü/ para el indígena que justifica la escritura ibolka y eso es lo que de nuevo parece ocurrir. La confusión de /ü/ en /i/ para el indígena ocurre tanto en lengua neopúnica tardía como en lenguas del Sur peninsular, mientras que el latín al mismo sonido tiende a asociar una /o/ por lo menos en posición inicial.

Vesci (locazación imprecisa, mediados del II a.C.)

Son varias las lecturas posibles para esta inscripción. Ante todo encontramos el signo 4º que como en Lascuta e Iptuci encuentro difícil, fluctuar entre /h/ y /k/. Exactamente interpretar como /k/ nos permite una lectura cómoda. Estaríamos ante un wyskyn de fácil lectura. Las otras lecturas por las cuales me siento más atraído son wyshkn y wbshkn siendo esta última la más compleja pero de etimología más cómoda para el nombre de la ciudad. Efectivamente la antigua Vesci debe provenir de una *Uba-sk- > Ubesk-. de *ob-/ab-/ub- 'agua' lo que ocurre es que la inscripción monetal está muy degradada en los signos /b/ y /k/ concretamente los dos signos que más se parecen (luna creciente y luna decreciente, respectivamente) presentando misma deformatura.

  wbshkn Obeskin
  wbshkn Obeskin
  wyshkn Veskin

 

Nabrissa (Lebrija, Sevilla, fines del II a.C. y siglo I a.C.)

La moneda de Nabrissa del IE *Náwirisa 'la naviera, navegable' ( posterior Nabrisa, Lebrija, Sevilla) con escritura hermosa, está cargada de sabor antiguo en la largura de los signos, al igual que el púnico y neopúnico me recuerda a la escritura sobre cerámica.

n'b'l Na(brissa) del Señor
Na(brissa con el favor de) Baal

 

Turriregina (Incertum¿?).
 

Esta ceca es una de las que más dificultades plantean, en este caso no por los signos que aparecen relativamente bie dibujados, sino por el valor que damos a los mismos y su equivalencia con el lema latino. Empecemos por éste. El nombre latino indica TVRRI[·]REGINA en nominativo singular femenino, ¿recoge la tradición indígena el nombre latino? ¿hay que forzar la lectura de las monedas?. El indígena tendría que ser algo así como Rigana (celta) o fenicio mlkt "reina" y lo que es más probable, que aquello que es más propenso a aparecer no es "reina" sino la torre, sobre todo en la forma ippon 'promontorio o torre' (nominativo sg. neutro ippon, gen. ippi, nom-acus. pl. ippa). A continuación las tres lecturas conocidas de las monedas con sus valores posibles:

   
  ·   ·
n b y r   h s y Ø   n b' y r   h ' s y Ø   n b n g l h ' s y k
l     g   k g   th   l     g   k / g   th'   l   y     k / g   th
t     t         k   t     t           k   t                  
(k)ysh'/rybn Ysk'/rybn (k)ygh'/rybn (k)ygk'/rybn
(k)ysarippon Yskerippon (k)ygarippon (k)yg*karippon

Lo "normal" hubiera sido que hubiese aparecido un -b'l final indicativo de "Baal" como vemos típico en las monedas del tipo: Nombre de Ciudad (acabado en -y femenina) + b'l:

...............y b'l.

Sin embargo aparece -bn como si quisiera poner ippon 'promontorio, torre'.

............ ybn [-ippon]

Lo verdaderamente sugerente es que el final no hubiese sido /n/ tal y como aparece sino /t/ ya que hubiera permitido una lectura del tipo rybt que recuerda al fenicio rbt "señora" por analogía con Regina, una /t/ con apéndice opuesto inferior sólo aparece en Lascuta : -rybt, e incluso si fuera posible una lectura del tipo Kysh'l-rybt, la "Casalia de la Señora = Casa de la Señora/Reina"

.............-rybt

La mayores dificultades se encuentran en la oposición /n/ versus /l/ que como sabemos no están claras en neopúnico y algunos sistemas alfabéticos herederos del fenicio. Además, la situación política del siglo II a.C. desencadenó variedades diferenciales dentro del neopúnico tardío hispano, de modo que donde una comunidad leía una consonante, la otra leía otro diferente. Los apéndices nos ayudan mucho: apéndice arriba se encuentra en /r/ y /t/ y a veces en /g/; apéndices abajo se encuentran sobre todo en /l/ y /n/, pero presuntamente, en algunos casos no se cumplen (Lascuta). Encontrar t'l- en inicial de lectura es muy forzado, la única posibilidad es que el primer signo sea tomada como tet, que como sabemos, sigue rellenarse su casilla.

Arsa (incertum¿?)

 

Presenta en el anverso cabeza con ojo sobresaltado que copia la forma de un rodete o escudo militar al igual que otras cecas pero en este caso significa que la deidad o la representación de la ciudad tiene espíritu guerrero. Por otra parte esos ojos tran extraños nos recuerdan a los famosos ojos talismanes de la cuenca mediterránea que aún son visibles en Grecia y Turquía. En el reverso el texto se divide en dos por una espiga, concretamente tres signos arriba y seis abajo. La segunda línea termina con el famoso b'l "Baal, señor". Nos restan seis signos para el nombre de la ceca ARSA, de ellos dos son dos ayines /'/ y uno es una /s/ al estilo de tsade hebrea , quedan, no obstante, tres signos complejos. La lectura actual gira sobre w'rs'º leídos en forma de /s/ (primera y segunda línea de derecha a izquiera, orden correcto fenicio en una estela) si bien yo lo interpreto de otra forma diferente, concretamente la escritura latina se hizo en el sentido contrario de la agujas del reloj, mientras que el neopúnico a favor, de forma que corrompe el orden de lectura y hay que hacerlo de izquierda a derecha, esta lectura es semejante a la usada para la ceca (en latino) de Iliturgo cuando hay se lee perfectamente Iliturgense en ILITUR-ESNEG. La lectura queda de la siguiente forma: h'rs'w-b'l o Harsau del Señor.

Sagili/Sacili (Alcorrucén, Pedro Abad, CO, mediados del II a.C.)

 

Presenta dos títulos, presuntamente en neopúnicos, el primero de los cuales según la transcripción de Sáez & Bolaños leo de la forma s'kw-b'l que debemos interpretar como Sakü(li)-b'l. Otra lectura sería (de derecha a izquierda) s'/g-b'l Sag(ili)-Baal, estas lecturas son las mejores, más que la mezcla de tres sistemas s(a).kaL.I (púnico+meridional+itálico) por muy sugerente que pueda parecer. La /s/ sin embargo aparece invertida horizontalmente de modo que sería normal leerla como /g/ más que /s/. La otra lectura es muy compleja por la deformatura en que han llegado las letras, los más cercano sería algo como *'kylth interpretando el primer signo una deformatura del signo /s/, siendo el último no ayin sino la esperada teth fenicia quedando la lectura s'kylth. (Nota: sobre el tercer signo en forma de F ya hemos hablado anteriormente, en concreto yo lo leo como /h/ por su evolución del fenicio sin embargo ya vimos en el caso de Lascuta, Vesci y Torriregina que podía tratarse de /k/ como parece apuntar esta lectura.

Bglt (Hornachuelos, Villafranca de los Barros, Badajoz)

 

En varios plomos encontrados aparece esta lectura: , fíjese en los signos, en concreto en sus apéndices. El segundo signo se dirige hacia la izquierda /r o g / el cuarto hacia la izquierda /t/. El tercer signo es /l/. El primer signo se lee (según parece) como /b/ (no lo puedo ver bien en la foto). La relación entre esta B(a)gelit y la ceca de Balleia es compleja pese a que la caída de -g- intervocálica está bien atestiguado en la península ibérica. **bagili- > **baili- > *balli.

Tglt (Tagilit, Almería)

 

Existe una ceca que emite bajo esta denominación , la /g/ es ciertamente de buen gusto, realizada con prolongación de los trazos. Existen dos formas para esta ceca, una es tglt y otra tgylt, las formas son neopúnicas degeneradas pero recuerdan de fácil lectura porque recuerdan mucho al neopúnico.

Inciertas

      'bw Oba/Iba ¿relacionada con Ibiza?

Otros textos, sin lectura de la inscripción:

Sobre un anillo de oro del siglo II a.C. aunque no tengo sus carácteres para decir si es neopúnico o neopúnico degenerado, tiene el siguiente texto, pero no tengo aún fotografía de él:

"Al Señor, al poderoso Melk-Astart y a sus siervos, al pueblo de Gades"

(l)'dn (l) zz mlk strt w (l) bdm (l) m 'gdr,

(Spal Monograficas II: Ex Oriente Lux: Las religiones orientales antiguas en la península ibérica. <<Topografía Sagrada del Extremo Occidente: santuarios, templos y lugares de culto de la Iberia Púnica>> pág. 192. Sevilla, 2002)

    º b g d h w z h' t' y k l m n s ' p s' q r š t
Asido                                  
Ibduki                                  
Baelo                   ¿ ?            
Laskuta                                  
Oba                                    
Vesci                                
Nabrissa                                      
Turriregina                 ¿ ?            
Arsa                                  
Sacili (1)                   ¿ ? F         ¿ ?        
Sacili (2a)                                    
Sacili (2b)                                  
Bglt                                      
Tglt                                        
                                               

 

Se ha usado como obras fundamentales los tres volúmenes de Las Monedas de la Bética Romana de José A. Sáez Bolaño y José M. Blanco Villero (a los que me refiero como Saez & Blanco en estas páginas): Vol . I (Conventus Gaditanus) de 1996, Vol. II (Conventus Hispalensis) de 2001 y el más reciente Vol III (Conventus Cordubensis) de 2004.

Apoyo en el siempre recurrente: Catálogo General de la Moneda Hispánica, desde sus orígenes hasta el siglo V de Fernado Alvárez Burgos (1982).

Para la gramática fenicia, un libro básico como Gramática Fenicia Elemental (II edición), de Jesús Luis Cunchillos & José Ángel Zamora, Madrid, 2000. Aunque sería bueno que examine otras gramáticas como la hebrea que ayudan bastante a la comprensión del sistema de funcionamiento gramatical semita.

Para las comparaciones toponímicas es obra básica el trabajo "gigantesco" de Francisco Villar en Indoeuropeos y No Indoeuropeos en la Hispania Prerromana, Salamanca, 2000 (guste o no guste a los semitistas e ibericistas).

Atrás