Los (semi)infinitivos celtas

Un sustantivo verbal es una raíz nominal-verbal al que se le añade un sufijo de acción y cobra carácter de sustantivo. En origen estos sustantivos verbales podrían declinarse con los mismos casos que un sustantivos pero en las lenguas se fueron fosilizando formas a medida que iba cobrando en ellos la rección verbal. Así en dos textos de Botorrita encontramos presuntamente infinitivos bajo el sufijo -unei que serían dat.-loc.sg., a partir de un un sufijo de acción, que según Untermann era *-wôn- (temas que fue introducido dentro del paradigma -n)

Botorrita I:

sua : kombolkez : nelitom nekue [: to : u]ertaunei : litom nekue : taunei : litom nekue : masnai : tizaunei : litom : soz : auku aresta[lo] : tamai
'... así se falló no permiso ni permiso para .... ni permiso para ... ni permiso para ... desde (que) este (documento) es puesto al público en ley/en el lugar'

...iom asekati ambitinkounei stena es uertai ... 'que consiga/tenga (que) construir alrededor éstas fuera/desde

Botorrita IV:

...]kue usimounei [...

Si bien la propia naturaleza de dativo de estos sustantivos verbales indican claramente que en ese momento coixistían o lo habían hecho como semiinfinitivos declinable. Así no sería extraño que encontremos un semiinfinitivo en acusativo en el famoso texto de Luzaga.

Luzaga:

stam kortikam elazunom karuo tekez sa kortika 'este pacto dicta conducir (a) un pacto de amistad'

Esta lectura sería la más pausible, si tenemos en cuenta la mala interpretación que podemos hacer de un término como elazunom que con presunta forma de acus. sg. no se ciñe al paradigma del tema en nasal -n (acus. sg. **elazunam) y que no concuerda concordaría en género con stam kortikam a no ser que se quiera ver a stam kortikam com género masculino (algo improbable),..., es por ello que parece más indicado encontrar en el término un posible tematización secundaria de *elad(h)-wôn-o- y no una evolución del grupo *-mno- > -uno- (al que volveremos más adelante).

Ya Adrados indicaba (pág. 318, tomo II) que <<en celta no hay un verdadero infinitivo, un nombre verbal que expresaba las significación del verbo de una manera abstracta>>. Sin embargo, esto no impide que podamos diferenciar elementos que se acerquen al valor de infitivo, concretamente el de semiinfinitivos. Así con similitud al supino latino en -u(i) (dativo/dat.-loc. sg.) podría ser las formas de Botorrita I (del tipo cultû optumus 'excelente para cuidar', memorâtui lepida 'agradable para recordar', memoratû dignum 'digno para recordar')

nekue touertaunei litom
nekue taunei litom
nekue masnai tizaunei litom

como complementos del participio (adjetivo verbal) litom 'lícito, permitido, permiso'.

Como semejanza en un supino latino en -um (acus. sg.) encotraríamos el ejemplo en Luzaga

stam kortikam elazunom karuo dekez sa kortika

'este pacto dicta conducir (a) un pacto de amistad'. El semiinfinitivo señalaría la finalidad del verbo (aunque no el verbo principal no sea propiamente de movimiento).

El caso del simiinfinitivo de Botorrita IV indicaría que estaríamos ante un el mismo de Botorrita I tal vez del modo ne]kue osimounei [litom pero del que no podemos decir más por la brevedad del fragmento. En la sencuencia de Botorrita I iom asekati ambitinkounei stena es uertai... da impresión de una forma fosilizada cercana al infinitivo si bien puede ser una lectura imprecisa originada por la traducción. Sería interesante indicar en éste punto que desde luego estas formas están dentro de un proceso de creación de un infinitivo ya que tienen rección verbal y no nominal. Así en Botorrita I encontramos ...masnai tizaunei ... y en Luzaga ...stam kortikam elazunom ...

Como indica Adrados (pág. 317) el uso de semiinfinitivos supone un arcaísmo que como sabemos no es nada extraño en una lengua como el celtíbero al que incansablemente se le tiñe de conservadora.

El semiinfinitivo ambitinkounei nos brinda la posibilidad de señalar la probable predilección del tema de presente para la elaboración del semiinfinitivo en celtíbero (fíjese que el verbo presenta infijación de -n-) *ambhi-dingo-wôn-ei > ambidingounei.


La aparición del segmento -un- en estos infiniivos vuelve a traer en escena la evolución de los segmentos *-mn-, *-nm- y *-un- IE en las lenguas celtas.

*-mn- y *-nm-

El sonido se mantuvo intacto en algunas lenguas célticas hasta época bien avanzada, en otras lenguas (y en algunas de forma dialectal) se produce un desarrollo hacia -un- lo que supone una modificación importante en algunos adjetivos verbales (participios pasivos) basasados en el sufijo -meno-/mono-/-mno- (a partir de sustantivos verbales a partir de *-men. El proceso se reconoce como lenición y afecta a *-m- > -u-.

Irlanda

Parece que el sonido *-mn- se conserva en a.irl.

Galia

Varios resultados diferentes dependientes del momento histórico y la geografía (lo que habla de una evolución no antigua y sujeta a conservadurismo o no dialectal).
Larzac (*-mn- > -un-): barnaunom (gen. pl. *bhr-n-H-mno-m). Del mismo modo *-nm > -nu- en anuana < *n.m- 'nombre'.

Trêves (*-mn- > -mn-): Ancamna.

Châteaubleau (¿*-mn- > -mn- > -nn-?): Veionna = *weyônâ < *weyômnâ. En este mismo lugar encontramos tratamiento de *-nm- > -nm- (conservadurismo) en anmanbe < *n.m- 'nombre'

Italia

Lepóntico (*-mn- > -un-): Valaunal

Lepóntico cercano a la zona véneta (*-mn-> -mn-): Karanmniioi.

Britania:

Britano (*-mn- > -mn-): Dumnovellaunos.

Britano (*-mn- > -bn-): Dubnovellaunos.

Hispania:

Celtíbero Botorrita ¿*-mn > -mn- > -nn? (como en Châteaubleau, Galia) pero muy inseguro *damn-yo-k-a > *dannioka (escrito tanioka).

 

Según McCone *-un- IE da en protocelta *-bn- (galo) y -mn- en celta insular.

nota 5 pág. 206 Blanca Mª Prosper, de Melchert)

 

 


Francisco R. Adrados, Alberto Bernabé, Julia Mendoza: Manual de Lingüística Indoeuropea II, Morfología nominal y verbal.

Oswald Szemerényi: Introducción a la lingüística comparativa. Editorial Gredos. Madrid.

* soy partícipe de leer tekez /dekez/ a partir de *deik- 'decir, promulgar'.